martes, 13 de diciembre de 2011

CHORROSQUINA-PUERTO DEL VIENTO-GARGANTA DEL CAPITÁN




Caminando por un sendero que discurre por Las Esclarecidas Bajas.

Calera, cerca de un arroyo. Todavía aparecen por los alrededores trozos de piedra utilizada para la obtención de cal.

Reciclado en las ruinas

Llegamos a una zona utilizada en algún momento como campo de tiro.
Restos de un artilugio explosivo.





 Los Mellizos
Todavía quedan los restos de lo que sería una bonita finca y sus huertos.Los viejos naranjos se resisten al abandono.


Continuamos nuestra caminata, dejando atrás estos abandonados huertos, y nos dirigimos hacia el arroyo de la Garganta de la Fuente Santa.

Garganta de la Fuente Santa
La figura recortada de un buitre sobre la roca.
 Pasada la garganta, el camino se endurece un poco.
 Llegamos a las inmediaciones del Ventorrillo de la Trocha. Por aquí pasaba el camino que comunicaba con La Janda.
 Los Mellizos desde el antiguo ventorrillo.
 Aquí hicimos una parada para reponer fuerzas. Algunos aprovecharon para coger limones; otros, para ajustarse el cinturón.
Un lugar idóneo para el descanso


 Esperando su San Martín



Los Barrios, Botafuegos, Gibraltar.
egagrópila
Daphne gnidium   

 Genista tridens


 Tal como subíamos, la vegetación iba cambiando. La arboleda da paso a un espeso matorral (brezos, genista, torvisco,...).


Drosofila o atrapamoscas
Buscando el Puerto del  Viento

 Sierra de la Palma
Erica australis

 En los más alto existe un mirador

 Detalle de un mojón señalando el camino a seguir.




Llegando a la máxima altura en el Puerto del Viento (354m)


Genista tridentata o engordatoro, que es muy abundante en esta vertiente. En época de floración serán dignos de ver estos cerros.

Los Barrios
Pasado el Puerto del Viento el sendero comienza a descender entre alcornoques y encinas hacia el Llano de las Tumbas.



 Robledilla
Satureja nepeta o neota



Llegada al Llano de las Tumbas
 Tumbas antropomorfas
Aquí descansamos y repusimos fuerzas. Además, hicimos amistad con un simpático "gorrino" que disfrutó de lo lindo con la comida que se le ofrecía.

Raúl Cárdenas apareció con una gigantesca seta.


Nuestra siguiente meta era bajar hasta el fondo de la Garganta del Capitán.


 La bajada tenía cierta dificultad, pero con tranquilidad llegamos sin problemas hasta una bonita chorrera.
Abundaban los alisos y los helechos reales
video



 Allium chamaemoly (es un ajo difícil de ver porque realiza su ciclo durante el invierno, florece y fructifica en diciembre y enero, durante la primavera queda seco y por tanto invisible).

Asclepia curassavica (proviene de América tropical) es una planta naturalizada que aparece en muchas zonas húmedas  de nuestro parque natural.
 La última etapa era visitar los molinos y la llamada tumba del Capitán
Molino San José


 Molino de las Cuevas casi tragado por la vegetación

Aquí, la vegetación, que acelera  el atardecer, se refleja en las límpidas aguas de la garganta.




En las cercanías del molino se encuentra la denominada Tumba del Capitán. 
Todo está envuelto con historias de soldados, bandoleros, contrabandistas,... Una cruz tallada en un roca de arenisca recuerda a Gabriel Moreno. Primero soldado y luego bandolero, que  murió por estos lares y da nombre a esta Garganta.
Fue enterrado en Algeciras, pero su espíritu aparecía, según cuenta la leyenda, llorando amargamente, en las noches de luna llena. Todo se solucionó cuando se talló una cruz sobre la roca con la siguiente leyenda:
"Aquí yace Gabriel Moreno, que falleció el 13 de Junio de 1834, a los 77 años de edad".

El amigo Vega leyendo la historia del Capitán.

La  tarde caía. Emprendimos el camino de vuelta.
 Un cabritillo,  y un minúsculo perro, se unieron al grupo y nos acompañaron durante un tramo del camino.


1 comentario:

  1. me encanta tu pagina veo que te gusta la arqueologia os dejo mi pagina www.cuevasdemariamocos.jimdo.com espero que os guste

    ResponderEliminar