sábado, 26 de noviembre de 2011

ANAGYRIS FOETIDA

Hoy, en mi escapada a Peña Arpada, he encontrado un arbusto muy abundante, se trata de la Anagyris foetida (altramuz, altramuz del diablo, altramuz fétido, altramuz hediondo, altramuz silvestre, ... ) es una especie de planta perteneciente a la familia de las fabáceas. Es un arbusto o arbolito caducifolio, tóxico, de hasta 4 m de altura (aunque normalmente no suele pasar de los 2 m). Se trata de una especie relíctica de la flora subtropical del período terciario.


Presenta hojas trifoliadas, que desprenden un olor que puede resultar desagradable. Esta planta presenta la peculiaridad de ser una caducifolia de verano: pierde las hojas al principio de la estación seca y le vuelven a brotar a con las primeras lluvias de otoño. Se trata de una adaptación a los secos veranos mediterráneos.

Las flores son de un color amarillo verdoso, con el estandarte mucho más corto que los otros pétalos. Las legumbres parecen pequeñas algarrobas de color verde. Florece en invierno y principios de primavera (febrero-marzo).

Otro rasgo distintivo de esta especie es que se trata de la única planta de polinización ornitófila documentada en Europa: algunos paseriformes como las currucas (Sylvia atricapilla y Sylvia melanocephala) o el mosquitero común (Phylloscopus collybita) visitan sus flores en busca de néctar y transfiriendo eficazmente, al mismo tiempo, el polen.


Se trata de una planta de distribución mediterránea, que habita sobre todo en matorrales, bordes de caminos y otros lugares parcialmente antropizados.
Es posible que su irregular distribución se deba a que una parte de las poblaciones silvestres sean producto del cultivo, en tiempos pasados, de esta planta.




Durante la Edad Media esta planta se utilizaba para envenenar las puntas de las flechas que se disparaban con los arcos o las ballestas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario